Frente a nuestros ojos, día a día, tienen lugar una serie de comportamientos sociales que pasamos por alto. Ya sea una particular forma de producir o consumir, de relacionarnos con nuestros semejantes, de comunicación entre personas o entre estas y las máquinas.

La cotidianidad y, en ocasiones, la progresiva adaptación de estas formas de comportamientos, no nos permite captar cuán importante se vuelven para nuestras vidas y para la de grandes grupos humanos.

El ojo entrenado, sin embargo, puede prever el rumbo de los acontecimientos y adaptarse a ellos o incluso modelarlos. Ese el trabajo de los analistas de Megatendencias.

Consolidación de la técnica

La empresa de investigación estratégica Euromonitor, ha identificado que “la tecnología es el eje transversal de casi todas la tendencias” para el futuro.

Llámese economía circular o colaborativa, ciudades inteligentes, personalización del cómo y qué se compra, todo está influenciado por el avance y la dinámica de dicho sector.

En diálogo para Sputnik, Pascual Parada Torralba, director de Innovación y Data de IEBS Business School y especialista en Inteligencia Artificial, aborda los principales fenómenos socioeconómicos y enfatiza que “la apuesta de las empresas por la innovación es clara y decidida”.

“Para este año 2020, las empresas más innovadoras están apostando por una tecnología de forma clara por encima de todas las demás. Esta tecnología es la Inteligencia Artificial”, afirma.

Desde su experiencia como consultor, la Inteligencia Artificial genera una Megatendencia que se traduce en la gestión del valor del dato.

“Es decir, resolver cuestiones de captura y almacenamiento del dato, para ejecutar acciones y algoritmos de analítica que permita a las empresas predecir el comportamiento de sus consumidores y de sus recursos”, apunta Parada.

La empresa china Huawei ha publicado recientemente un informe sobre la importancia que la tecnología seguirá teniendo en nuestras vidas.

En su informe, Huawei considera que, debido a los avances en la ciencia de materiales y la inteligencia artificial perceptiva, tendremos que ir pensando en una vida cotidiana donde los robots estén cada vez más presentes. Para Huawei, “la adopción de la robótica en una variedad de escenarios domésticos y personales GIV predice una penetración global de robots domésticos del 14%”.

Pero lo que constituye el centro de este informe lo representa la Tecnología y redes 5G como medida de todas las cosas.

“El potencial para las personas, las empresas y la sociedad es enorme, (…) el 58% de la población mundial tendrá acceso a 5G”, y esto será el inicio para una revolución en aspectos que ya conocemos como, por ejemplo, la interconectividad entre los distintos dispositivos que forman parte de nuestro ecosistema digital (teléfonos inteligentes, computadores, electrodomésticos, pero también transporte público).

La dependencia a este esquema de tecnosociedad, según Huawei, llevará a que en los próximos años “el 90% de usuarios de dispositivos inteligentes utilizarán asistentes personales”, por solo citar un aspecto.

— Este año, la batalla entre China y Estados Unidos ha tenido un especial pico en lo que respecta a la consolidación y puesta en marcha de la Tecnología 5G. Para un público no especializado. ¿Por qué considera que se está dando esta disputa? ¿Por qué es tan importante dicha tecnología?

— La tecnología 5G es objetivo geoestratégico para todas las naciones. Estamos hablando de una forma de comunicación digital casi sin precedentes por sus características de velocidad, latencia y cantidad de dispositivos conectados.

Esta tecnología es clave en el desarrollo de cualquier sociedad actual, en primer lugar porque va a permitir manejar grandes volúmenes de datos deslocalizados, siendo el dato uno de los principales activos de un país o una corporación empresarial. En segundo lugar, porque va a permitir una captura de datos brutal desde todo tipo de dispositivos inteligentes. Solamente estas dos características permitirán una aplicación sin precedentes en su aplicación a industrias como la conducción autónoma, las smarts factories, la industria armamentística o la propia industria del control de la información.

— Por otro lado, estamos viendo la emergencia de distintos movimientos sociales no solo en Latinoamérica, sino también en Europa y Asia. ¿Cómo está leyendo dichas situaciones un asesor estratégico cómo usted? ¿Qué impacto tiene en el sector empresarial, de comercio, de producción o servicios?

— El avance tecnológico está provocando una pérdida de autoridad en la sociedad. Las personas están perdiendo el poder de decidir. La inteligencia artificial nos está haciendo vulnerables y permeables frente a las recomendaciones y la persuasión de una comunicación efectiva por parte de países y empresas. ¿Quién me influye en mis decisiones? O peor aún: ¿esta decisión que he tomado es genuina a mi propia naturaleza o me han inducido a tenerla? Esto tipo de preguntas están empezando a calar en la sociedad provocando miedo, y el miedo se traslada a movimientos sociales.

— En esto último, por ejemplo, vemos que, conforme avanza el desarrollo tecnológico, también hay mayores reclamos en torno a ella. Pienso, por ejemplo, en la inteligencia artificial. Hay valoraciones positivas (aumento de la productividad, reducción de costos), pero también negativas (merma en los puestos de trabajo, por ejemplo). ¿Qué opinión le merece a usted este asunto?

— Que la tecnología siempre provoca a corto plazo la desaparición de puestos de trabajo y, en esa transición, hay personas que nunca más vuelven a reengancharse al mundo laboral. Sin embargo, en el largo plazo, la tecnología se traduce en un aumento del bienestar en general. Esto siempre ha sido así, con todo tipo de innovaciones tecnológicas. Sin embargo no tengo tan claro que se repita. En estos momentos vivimos un tsunami tecnológico provocado, no por una, sino por varias tecnologías disruptivas al mismo momento, y esto no lo hemos vivido hasta ahora.

— Algo que ha pasado a convertirse en esencial dentro de cualquier análisis de Megatendencias es lo que refiere al papel que juegan y jugarán las redes sociales digitales y las distintas aplicaciones móviles. Ha reinventado en muchos casos el cómo se compra, se consume y se conectan los seres humanos. ¿Puede hablarnos de hacia dónde deben mirar quienes en estos momentos lo leen? Hará aparición alguna ‘app’ o red social que no estamos viendo o será la consolidación de los grandes.

— Herramientas como las redes sociales y las apps cambian muy rápidamente, lo que no cambia tanto son los problemas de las personas. La humanidad quiere comunicarse desde su propio nacimiento, y lo seguirá haciendo, ya que es una necesidad humana. El cómo lo haga irá cambiando tan rápidamente como la tecnología permita. No veo hueco para otra gran red social, lo que veo son nuevas formas de interacciones con las ya existentes, como por ejemplo, a través de dispositivos de voz.

Fuente.